Closer | Personaje: Alice Ayres.

Personalmente, mi película favorita de todos los tiempos, y es su simpleza, una historia integrada por cuatro personajes y situaciones tan identificables con personas reales que logran que las imágenes de la pantalla se tornen palpables y ciertas. Closer es una película del 2004, dirigida por Mike Nichols, y protagonizada por Jude Law (Daniel Wool), Natalie Portman (Alice Ayres), Clive Owen (Larry Gray) y Julia Roberts (Anna Cameron).

La escena de entrada se convierte en una bella manera de presentar a los primeros personajes, Daniel y Alice, quienes sin palabras logran transmitir emociones en el espectador y una hermosa melodía acústica interpretada por Damien Rice es el componente que toca la fibra. Una larga y seductora mirada que se cruzan son el primer contacto de su apasionada y tormentosa relación.

Alice es una joven bailarina erótica norteamericana recién mudada a Londrés, quién desde el principio emana aires de misterio y aventura, durante el desenlace de la historia se va conociendo su romántica fuerte personalidad. En cada etapa de la relación entre Daniel y Alice se van desflorando partes de “verdadera” identidad.

A medida que avanza la historia, se percibe que Alice tiene sueños frustrados y su percepción de la vida es un poco distinta a lo que la mayoría llamaría “normal”, lo que le aporta un ligero tinte de oscuridad al personaje. En un punto de la película, inmersa en su tristeza de haber roto su relación con Daniel, Alice decide volver al baile erótico, y aquí se cruza con Larry, un hombre que había conocido anteriormente, y este no la logra reconocerla de inmediato debido al maquillaje y peluca que ella llevaba puesto.

Luego de un rato, este decide preguntarle el nombre y ella responde: “Janes Jones”, convencido de que es Alice, la soborna con dinero y ella sigue respondiendo que su verdadero nombre es “Janes Jones”. Y no es hasta el final de la película que se resuelve este misterio, Alice estuvo mintiendo sobre su nombre a Daniel, con quien tuvo una relación de cuatro años.

El final de la película vuelve a estar musicalizado por Damien Rice, donde se ve a Alice, caminando como lo hacía al principio del filme, pero sin nadie con quien cruzar miradas. Una magnífica manera de cerrar esta maravillosa historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *