Inception | Escena: Café.

Inception es una película del año 2010, dirigida, producida y escrita por Cristopher Nolan, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Marion Cotillard. Es necesario recalcar el maravilloso trabajo de Nolan en todas sus facetas, pues, asumió un reto no muy posible para muchos directores, cumplir distintos roles durante una producción audiovisual.

La escena que se analizará específicamente será la del café parisino, en donde Cobb (Leonardo DiCaprio) y Ariadne (Ellen Page), una joven estudiante de arquitectura contratada por él para construir el mundo de los sueños caminan por las calles de París y finalmente se sientan en las afueras de una pequeña panadería.

En esta escena, Cobb le explica a su aprendiz su misión de implantarle una idea a la víctima del sueño, logrando mantener los detalles físicos y no logre percibir la diferencia entre el sueño y la realidad, y lograr así que la idea quede grabada en el subconsciente. Ariadne intrigada le pregunta cómo podrá retener y recrear tantos detalles en el sueño de la víctima y Cobb le responde que mientras se está dormido los sueños se sienten reales. Es justo acá cuando la escena presenta el conflicto.

Cobb luego de haberle dicho a Ariadne que en los sueños nunca se recuerda el principio, este le pregunta: “¿cómo llegamos aquí?”, al no recordar, ella logra entender que están soñando, la intensidad que logró transmitir Nolan es impresionante. Jugando aquí con distintos elementos:

La banda sonora y la mezcla de sonidos juegan un papel elemental en esta escena, pues la música melódica y ritmos del intenso violín se detienen y los sonidos naturales de la calle son lo único que adorna la escena hasta que el sueño comienza a colapsar y ahora son los efectos visuales que toman la batuta, pues las explosiones que suceden a su alrededor son alteradas con una increíble lentitud, lográndose detallar las hojas y libros volando a su alrededor, todo esto provoca la desintegración del sueño, provocando que Ariadne finalmente despierte.

La impecable labor de post-producción y montaje son admirables que se pueden determinar en los 180 segundos que dura esta escena, que seguro se habrá llevado una gran parte del presupuesto. Christopher Nolan definitivamente logró con Inception refirmar su posición  dentro de los grandes del cine de esta década.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *